Mediateca de Música de Cámara » 2006 » Septiembre

Archivo sonoro 1 – W. Piston: Tres piezas para flauta, clarinete y fagot

Comenzamos esta sección dedicada a los archivos sonoros del aula de música de cámara con los comentarios del documento más reciente, procedente de una grabación en vivo de una de las obras programadas en el quinto concierto del cuarto ciclo de “Música de Cámara en el Forum” organizado por el aula en conjunción con el Forum Metropolitano de A Coruña y que se celebró el pasado 15 de mayo en el auditorio del centro coruñés.

» Ver programa completo

Es la interpretación por parte de los alumnos del conservatorio Soraya García (flauta), Darío Mariño (clarinete) y Manoel Veiga (fagot) de una obra temprana del compositor americano Walter Piston.


Temprana por qué es del año 1929, y es en aquel momento la primera del catálogo de un compositor nacido en 1894 y que fue sin duda el más grande maestro americano de la música de cámara pura. Su música instrumental que se extiende a lo largo de toda su carrera compositiva hasta su muerte acaecida en 1976, está desprovista de todo artificio programático, y está consagrada a las artes melódica, armónica y polifónica. En esta obra la tonalidad central está claramente establecida, aunque no existe una armadura de clave. Otra característica típica de Piston y aquí utilizada, es la de que los acordes finales están a veces desprovistos de su tercera (en quintas abiertas) típico de compositores de la corriente denominada neoclásica. Después vendrían sus obras maestras en el género como son sus cinco cuartetos de cuerda (que se enmarcan entre los años 1933 del primero y el 1962 del último), su < i>Quinteto con piano así como su < i>Divertimento para nueve instrumentos (estos dos últimos ejemplos son de la década de los cuarenta).

La interpretación de Soraya, Darío y Manoel de una indudable pulcritud, es reflejo de músicos -aunque alumnos en la actualidad del conservatorio- experimentados en múltiples empresas, como fueron y son la de los tres en distintas formaciones de nuevas orquestas de gran prestigio tanto nacional como internacional, además de colaborar con asiduidad en orquestas de tanto empaque como la Orquesta Sinfónica de Galicia y que en el caso del fagotista Veiga se materializa en poseer por concurso una de las plazas de su especialidad en la Real Filharmonia de Santiago. Esa corrección, decimos, está acompañada de un entusiasmo y viveza propia también de su juventud y que de alguna manera parecen adecuarse perfectamente a esta temprana obra del joven Piston, que pudiera reflejar a su vez su etapa pasada como estudiante parisino en la clase de Nadia Boulanger, antes de dedicarse de lleno a tareas educativas y de composición a su regreso a los Estados Unidos en la universidad de Harvard justo el año 1926.

La grabación -como dicen los expertos- de campo fue realizada con un grabador portátil “minidisc” y micrófono estéreo digital compatible.