Mediateca de Música de Cámara » 2007 » Marzo

W. A. Mozart: Cuarteto con piano en sol menor, KV 478

Este artículo fue publicado previamente en la página de Audiocámara del Aula de Música de Cámara del Conservatorio Superior de Música de A Coruña.
» W. A. MOZART: Cuarteto con piano en sol menor, KV 478

» Escuchar diferentes interpretaciones de la obra

WOLFGANG AMADEUS MOZART (1756-1791)Tenemos tan asociado el nombre de Mozart a la potencia trágica de la tonalidad de sol menor, que olvidamos que no existen más que cuatro partituras de su pluma en la que ésta es la tonalidad principal: las dos Sinfonías K. 183 y K. 550, el Quinteto K. 516 y, en fin, este Cuarteto K. 478 en el que solamente el primer tiempo está en sol menor.

1. Evidentemente nos impresiona, y con motivo, el tono violentamente autoritario del unísono inicial de este Allegro. A parte de esto, hay una tendencia a prestar atención insuficiente al profundo contraste que ofrece el segundo elemento de este tema (el diseño del piano) y que posee el carácter imperioso, dominador, terminante, propio de la ideación beethoveniana. Aquí, también Mozart cogió a «su destino por el cuello». Tampoco él dejó de hacer escuchar, aunque fuera en segundo plano, su eco amenazante y que no desaparece sino pasajeramente. El segundo tema aparece tarde (compás 57): expuesto por el piano, llama La atención por su estructura periódica, extraña y libre, independiente de la barra de compás. La conclusión aparentemente indiferente de la exposición está ensombrecida por el doble aviso del sol bemol del primer violín (ritmos con puntillo). Tras una transición modulante de cuatro compases, el desarrollo se inicia en do menor. Se desenvuelve sobre un nuevo elemento (caso frecuente en Mozart), en una tensión armónica y contrapuntística creciente, y el motivo de cabeza no reaparece hasta siete compases antes de la repetición, a la que anuncia, y la cual es bastante más tensa y toda ella en modo menor. El fragmento es coronado por una gran coda de veintiocho compases, verdadero “desarrollo terminal” sobre el todopoderoso motivo inicial, que desemboca en el implacable martilleo con puntillos de un unísono conclusivo en fortissimo.
Más

Discos de Cámara – R. Franck y A. Schnittke

Referencias discográficas publicadas no boletín da tenda de discos Diverdi

» Richard Franck
Cuartetos con piano & Fantasías

Richard Franck (1858-1938), uno de los últimos representantes del Romanticismo tardío, se ganó una gran reputación como pianista, pero también como compositor de gran técnica y fina sensibilidad, en especial a través de su música de cámara. La Fantasía para piano op.28 y los Cuartetos con piano fueron escritos cuando Franck se encontraba en la cúspide de su trayectoria creativa y muestran un sofisticado tratamiento del material musical así como un perfecto equilibrio entre los cuatro instrumentos.

» Más información


» Alfred Schnittke
Epilogue: Música para violonchelo y piano

El uso que Alfred Schnittke hizo del carácter elegíaco del violonchelo evoca tanto la historia como la tradición musical rusa. Sus obras para este instrumento fueron en gran medida inspiradas por músicos de la talla de Mstislav Rostropovich, Alexander Ivashkin o Natalia Gutman. Rostropvich dijo de Schnittke: ‘Lo abarca todo, es un genio multidimensional. Usó todo aquello que se había inventado antes de él…’, palabras que ilustran a la perfección las obras contenidas en este cd, cuya diversidad estilística refleja las múltiples caras del desarrollo de Schnittke.

» Más información

A. Glinka: Trío patético en re menor

» Escuchar una interpretación de la obra

M. GLINKA(1804-1857)Fue escrito en 1832, bajo la impresión de un doble desfallecimiento, físico y sentimental. Glinka continuaba sufriendo crisis nerviosas, pese a los cuidados aportados por el Dr. Filippi, a la vez que se veía rechazado por una mujer casada. La obra, para piano, clarinete y fagot, fue estrenada en su formación original en Milán, en el otoño de 1833, por el compositor al piano y dos solistas de La Scala quienes exclamaron: «Ma questo e disperazione!» (.«¡Pero esto es desesperación!»). Tras su edición moscovita, en 1878, siempre bajo la dirección de Balakirev, se hizo una versión para piano, violín y violonchelo.

Integrado por cuatro movimientos relativamente breves, el Trío patético presenta la forma de una fantasía en un solo trazo; los tres primeros están prácticamente fundidos y constituyen un canto cíclico que oscila entre un patetismo doliente y un lirismo más interiorizado, con algún escape hacia la luz y la esperanza.

El Allegro introductorio está en estricta forma sonata, sin reprise. El tono enérgico de la exposición conduce directamente a una tensión lírica y al subrayado de un verdadero leitmotiv que servirá como «desdoblamiento» de la personalidad profunda del narrador, ora épica, ora patéticamente lírica.

El segundo movimiento es un scherzo Vivacissimo cuyos pasajes extremos aportan un sólido entramado a la obra, mientras que el episodio central (trío, meno mosso), confiado al fagot, se basa en una melodía ardiente y apasionada. El tercer movimiento, Largo, es un recuerdo de cantilena italiana que se toca en los diferentes registros dinámicos del clarinete, y que al ser tomado por el piano se colorea con los tintes sombríos del fagot. El piano se expresa a solo, una última vez, sobre el leitmotiv original. El final Allegro con spírito retoma los temas de los tres primeros movimientos, pero con una presentación deliberadamente falta de nervio, antes de que una coda altiva y virtuosística sirva un resumen majestuoso y de bella amplitud.

  • P.-E. Barbier
  • Guía de la música de cámara
    p. 541
  • Dirigida por Françoix-René Tranchefort
  • Alianza Diccionarios
    Madrid 1995


Ensemble Midsummer’s Music
 

» Escuchar la obra completa en una ventana independiente

 

A. Schoenberg: Pierrot lunaire, op. 21 (Vídeo)

« Ler el estudio de la obra
« Escuchar una versión en audio de la obra

 
“One Night. One Life”
Christine Schäfer
Ensemble Intercontemporain
Pierre Boulez
Oliver Herrmann
 
1. Parte I

Más