Mediateca de Música de Cámara » Archivo de la Bitácora » W. A. MOZART: Sonata para violín y piano, K. 378 (Estudio)

W. A. MOZART: Sonata para violín y piano, K. 378 (Estudio)

» Escuchar una interpretación de la obra
» Ver una interpretación en vídeo de la obra


WOLFGANG AMADEUS MOZART (1756-1791)Fue Mozart quien elevó la sonata para violín y piano del rango de composición de fácil comunicación y de modesto contenido técnico e interpretativo a su configuración clásica, caracterizada por una equilibrada interacción dialogante de los dos instrumentos y de un relativo acento del elemento virtuosístico. Que esperaban los escuchantes de la época de una sonata para violín y piano está indirectamente testimoniado por un comentario del Magazín diere Musik sobre las seis sonatas mozartianas publicadas por Artaria como Op. II: el crítico anónimo subrayaba que “el acompañamiento del violín está tan hábilmente combinado con la parte del piano que entre ambos instrumentos suscitan una atención y un interés continuo”. Mozart dedicó aquellas sonatas a la alumna Josepha Aurnhammer, la “rolliza hija” de Johann Michael Aurnhammer, consejero económico del Emperador, y pianista prometedora que “tocaba primorosamente” (pero que “no consiguió -observa Bernhard Paumgartner- hacer mella en el difícil corazón del Maestro, pese a la intervención de la familia; quizá también porque estaba probablemente ya vinculado a la incipiente simpatía por Constanza”). Entre estas sonatas Mozart incluyó la Sonata en si bemol mayor K. 378, escrita en 1779 en Salzburgo.

En efecto el trabajo “atense aún a los modelos más antiguos, presentando en el desarrollo del primer tiempo, basado enteramente sobre ideas nuevas, un apasionado encadenamiento de progresiones en el estilo de Schobert. La cima del conjunto -escribe Hermann Abert- está constituida por el Andantino en mi bemol mayor, que en la tercera parte une genialmente la primera sección del tema principal con la segunda del segundo tema, para después disolver como en una niebla rosada las dos atmósferas expresivas principales de la pieza en la estupenda coda llena de mozartiana poesía”. El Rondeau final mezcla las influencias de París y de Salzburgo en una atmósfera abierta y de desatada alegría. En su conjunto esta obra es como una réplica de la K. 296 del Opus I en un plano más elevado.

  • Notas al programa de conciertos de “I concerti dell’Unione Musicale” – 15 de abril 1992
  • H. Halbreich
    Guía de la música de cámara
    p. 941
    Dirigida por Françoix-René Tranchefort
    Alianza Diccionarios
    Madrid 1995

» Escuchar una interpretación de la obra
» Ver una interpretación en vídeo de la obra

1 comentario hasta ahora

Solicito por favor, partituras para piano-facil, entre ellas las de sonatas de bethove K283 y todas las que me pueda facilitar, gracias anticipadas y saludos. TODO DE MUSICA CLASICA

josep
Febrero 27th, 2009 at 19:50